Historia verdadera

Publicado el 1 diciembre 2019 en la categoría Opinión

Historia verdadera. Un artículo de Álvaro Mariátegui, Secretario del Jurado del Premio Órdenes Españolas.

Acaba de convocarse la tercera edición del Premio de historia Órdenes Españolas, un galardón que nació con el objetivo de ser el referente internacional de la ciencia histórica y que ha distinguido hasta el momento a John H. Elliott, maestro de hispanistas, y Miguel Ángel Ladero Quesada, consagrado medievalista. Creado en 2017, en su corta trayectoria ha conseguido el respeto y el reconocimiento del mundo cultural. El Premio está inspirado por las Órdenes Españolas de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, instituciones de vasta tradición que tienen, entre otros, un objetivo secular: difundir el legado español.

Historia verdadera, Álvaro Mariátegui

Diversos factores hacen de este galardón un premio único: su carácter internacional; distingue la obra completa de un historiador, la trayectoria investigadora, no un libro en especial; la importancia en el mundo cultural de las entidades que pueden proponer candidatos (universidades con departamento de Historia, academias e instituciones que cumplen el mismo cometido); la dotación económica de 60.000 euros (una de las mayores que se conceden en el mundo a un premio académico) y la relevancia del Jurado y de los patrocinadores que lo apoyan.

Otro propósito, que está en el ADN del Premio, es poner de relieve la importancia y rigor de los estudios del galardonado. Pretende el Premio de Historia Órdenes Españolas contribuir a la consagración de la Historia como una disciplina científica. Así se refería al método del historiador Miguel Ángel Ladero Quesada, en su discurso del 17 de mayo de este año: “El conocimiento histórico es ciencia, es método, exige una profesionalidad que lo distingue de las otras maneras de interpretación del pasado y del devenir temporal. El historiador ha de actuar en el marco de esa profesionalidad, con ánimo y perseverancia porque sabe que, en última instancia, está ante un tremendo misterio, ante un enigma que debe afrontar sin concesiones al escepticismo, mientras tenga vida y la quiera emplear en la tarea… Al estudio y conocimiento de la Historia Universal sólo se llega a través de una ingente y multifacética selva de investigaciones específicas parciales, por temas, épocas y lugares, sobre la base de fuentes de estudio diversas e insuficientes, por lo que la erudición y la especialización son indispensables, pero pueden convertirse también en barreras o excusas para no construir o, al menos, para no imaginar un saber histórico más amplio”.

Se premia al historiador de cualquier parte del mundo cuyo trabajo de investigación histórica haya alcanzado general reconocimiento y que alguna parte de su obra esté relacionada con lo hispánico y su proyección en el mundo. La concesión de la primera edición del Premio Órdenes Españolas a John H. Elliott marca las líneas futuras. En su discurso en la ceremonia de entrega, aludió a la visión de la historia. Sus palabras siguen vigentes: “Vivimos en un mundo fundamentalmente a-histórico, dominado por fakenews  y por reacciones instantáneas que deben más a la emoción que a la razón. Prevalece en todas partes el populismo tanto de la derecha como de la izquierda, y las ideologías que se aproximan más a la fantasía que a la realidad.  Lo que falta, y lo que puede aportar la historia, es una amplia perspectiva sobre acontecimientos que aparecen tan inmediatos y tan acuciantes que se olvida que muchas veces tienen sus precedentes en épocas anteriores.  Nuestros dos países, España y Gran Bretaña, están enfrentados en este momento con graves problemas relacionados con sus estructuras constitucionales y con su lugar en un mundo en vía de rápida transformación. Más que nunca hoy en día hace falta una visión que abarque tanto el pasado como el futuro”.

El apoyo que la Corona concede a las Órdenes Españolas se extiende durante siglos y llega hasta la actualidad. El último acto público de Juan Carlos I fue el 17 de mayo del pasado año, cuando presidió en El Escorial la entrega del Premio Órdenes Españolas 2019 al medievalista Miguel Ángel Ladero Quesada. Las imágenes de aquel día vienen una y otra vez a los informativos cuando se menciona a Don Juan Carlos. Fue precisamente Juan Carlos I, quien en 1980, anima el resurgir de las Órdenes, que renacen bajo su impulso. Don Juan de Borbón es nombrado Decano Presidente del Consejo. Finalmente, las Órdenes Españolas comienzan su adecuación en 1996, al calor de la Carta apostólica Tertiomillenioadveniente. Hoy Felipe VI es el Gran Maestre de las Órdenes Españolas, título que ostenta el Rey de España desde Fernando el Católico.

Don Pedro de Borbón Dos Sicilias, presidente del Real Consejo de las Órdenes y presidente del Jurado, lo explicaba en la ceremonia de entrega del Premio a Miguel Ángel Ladero Quesada: “Todos los miembros del Jurado, Patrocinadores, Caballeros e Historiadores queremos mostrar nuestro profundo agradecimiento a S.M. el Rey Don Juan Carlos: por haber sido el primero en apoyar, cuando solo era un proyecto, la iniciativa de este Premio, tan importante para todos nosotros y por estar hoy aquí respaldándolo. Además, todos los Caballeros de las Órdenes estamos en deuda con S.M., que ejemplarmente ha ejercido como Gran Maestre con la inestimable ayuda de su padre, el Conde de Barcelona, logrando que las Órdenes sigan escribiendo páginas de nuestra historia de España”.

Este Premio resalta la vigencia de las Órdenes Españolas, historia viva de España.Fundadas en el siglo XII por la influencia de las cruzadas, nacen al amparo del impulso religioso y caballeresco predominante en la época. Su ánimo, defender la fe cristiana, y a ello se aplicaron en la lucha por recuperar los territorios ocupados por el islam. Protagonizaron momentos clave de la Reconquista. Por ejemplo, la guerra final contra el reino de Granada recayó de manera principal en las cuatro Órdenes.A lo largo de la historia, las Órdenes Españolas han experimentado una honda transformación.

Las dos ceremonias de entrega se han realizado en el Palacio de El Escorial, en las Salas Capitulares, aquel lugar donde los monjes realizaban sus capítulos, diálogos que buscaban mantener la pureza de la congregación, y que ahora albergan importantes pinturas.Velázquez, caballero de la Orden de Santiago, intervino en su decoración. Obras de Tiziano, del propio Velázquez o de Van Dyck han colgado de sus paredes en muchos momentos de nuestra historia. El Museo del Prado expone algunas obras procedentes de las Salas Capitulares.

El Premio de Historia Órdenes Españolas está gestionado por la Fundación Lux Hispaniarum y cuenta con el apoyo de la Fundación Areces, la Fundación Talgo y el Grupo Siro y dos personalidades a título particular. El plazo de presentación de la documentación de candidaturas termina el 28 de febrero de 2020. El fallo del jurado será no más tarde del 11 de abril y la entrega del premio se realizará en mayo de 2020.

ÁLVARO MARIÁTEGUI

Secretario del Jurado del Premio Órdenes Españolas

Historia verdadera
Álvaro Mariategui

Comentarios

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de historia.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En historia te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el magazine.