La Historia de la Diputación del General de Cataluña

Publicado el 13 septiembre 2018 en la categoría Edad Media

La Historia de la Diputación del General de Cataluña. La institución catalana que estuvo en activo desde el 1359 hasta el 1716, tuvo un total de 121 máximos diputados eclesiásticos, que algunos llaman de forma errónea Presidentes, o incluso hacen una vinculación malintencionada con la Generalidad de Cataluña actual.

La diputación del General o Generalidad debe su origen a las Cortes Catalanas, que durante el reinado del Rey de la Corona de Aragón,  Jaime I el Conquistador se reunieron cortes convocadas por dicho rey como representantes de los Brazos o estamentos: eclesiásticos, nobleza militar y el estamento real.

Bajo el reinado de Pedro el Grande, las Cortes Catalanas tomaron forma institucional. El rey se obligaba a celebrar Corte General anualmente o cuando fuera necesario. Las Cortes ejercían funciones de consejo y también legislativas por medio de los denominados los tres brazos: el eclesiástico, el militar y el popular.

La Historia de la Diputación del General de Cataluña de 1359 a 1716

El primer paso hacia la institución de la Generalidad se produjo en las Cortes celebradas en 1289 en Monzón (Aragón), al designarse una Diputación del General, comisión temporal para recaudar un  tributo que se concedía al rey. Este impuesto era conocido popularmente como generalidad, nombre que debe su origen a Francia donde se crearon las generalités. 

En las Cortes celebradas en 1358-1359 en Barcelona, Vilafranca del Penedés y Cervera, las Cortes designaron 12 diputados con atribuciones ejecutivas en materia fiscal, así como unos “oyentes de cuentas” que controlaban la administración bajo la autoridad del que está considerado como primer diputado eclesiástico de la Generalidad, Berenguer de Cruïlles.

En el interregno, (período de 2 años en que la Corona de Aragón no tuvo Rey) tras la muerte de Martín I, “el Humano”, la diputación del General asumió responsabilidades políticas hasta el Compromiso de Caspe de 1412 que escogió como Rey de Aragón, al príncipe de la dinastía Transtamara, Fernando I de Aragón.

El sistema de elección de los diputados fue siempre bastante controvertido hasta que en las Cortes del 1455, y para evitar el nepotismo oligárquico, se introdujo el sistema de insaculación: Los diputados salientes del cargo elegían a 12 candidatos entre los que se elegía uno al azar, tras sacar un bola del saco.

La Diputación del General tuvo muchas disputas con el poder Real, incluso una de ella causó una guerra civil catalana, la llamada guerra de los remensas. Los campesinos de remensa, reclamaban la abolición de los malos usos y los grandes impuestos a los que le sometían la diputación del general. Estos campesinos obtuvieron el apoyo del Rey, Juan II de Aragón, vencedor del conflicto armado tras una década en 1472. Con las capitulaciones de Pedralbes (1472), el Rey intervenía por primera vez a la Diputación del General.

En 1640 el máximo diputado eclesiástico, Pau Claris proclamó la República Catalana, que duró una semana. Ofreció a Luis XIII de Francia ser Conde de Barcelona, pero el monarca francés intervino la Diputación del General y se anexionó Cataluña. El Príncipado volvería a la Monarquía Hispánica, pero tras el Tratado de los Pirineos, 1652, perdería los territorios ultrapirinaicos: El Rosellón, el Vallespir, la Conflent y parte de la Cerdaña.

Durante la Guerra de Sucesión la Diputación del General tuvo un papel secundario. Traicionada por los vigatans en 1705 con el Pacto de Génova, su último máximo diputado, Francesc de Valls i Freixa, leal a la Corona del Rey Felipe V, murió tras un bombardeo de las tropas del archiduque Carlos en la Ciudad Condal. El Archiduque no volvió a restaurar la Diputación del General hasta un año después. Porque no confiaba en la institución.

La degradación de la Generalidad fue tal que en 1713 nadie quería ser el que comandará la Diputación del General. En quinto turno le tocó a un canónigo de Banyoles, Josep de Vilamala que fue el último máximo diputado eclesiástico hasta 1714. Dos años después la Diputación del General,  fue liquidada mediante el Decreto de Nueva Planta de 1716.

La Historia de la Diputación del General de Cataluña

Fernando II de Aragón en las Cortes, flanquado por las enseñas reales de Aragón

 


Comentarios

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de historia.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En historia te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el magazine.